La belleza puede ser una fuerza revolucionaria: Travis Wilkerson

Por Adrián Velázquez Bautista

En el marco del Festival Internacional de Cine UNAM y la Cátedra Ingmar Bergman en Cine y Teatro, el cineasta estadounidense Travis Wilkerson brindó una clase magistral en el auditorio del Museo Universitario de Arte Contemporáneo.

En conversación con el crítico argentino Roger Koza, Wilkerson profundizó en su proceso creativo, las implicaciones de rodar un filme con pocos recursos sin sacrificar el objetivo inicial del cineasta, y  en el carácter político que impregna su obra, así como el impacto de su propia familia y el estado en el que creció: Colorado.

“Siempre quise ser autosuficiente para producir. La búsqueda de dinero para producir es una forma de represión en sí misma. Bloquea la creatividad y nos aleja de las cosas que realmente interesan. [...] Afortunadamente, gracias a la tecnología, hoy podemos producir cosas hermosas. Es una hermosa forma de libertad", comentó Travis Wilkerson con optimismo.

Mientras explicaba las particularidades que implicaron la creación de sus largometrajes, el también guionista, fotógrafo y editor, proyectó fragmentos de Did you wonder who fired  the gun? (2017) y Machine Gun or Typewriter? (2015): sus filmes más recientes.

Enfatizó la fuerte influencia que recibió de Santiago Álvarez. Su encuentro en La Habana con el cineasta cubano marcó a Wilkerson y su manera de hacer arte, pues hoy en día sus películas son representativas del Tercer Cine: movimiento cinematográfico de origen latinoamericano cuya aportación fue crear un "cine político", que propone nuevos modos de expresar con la imagen y el sonido, que se aleja de las formas tradicionales de Hollywood, y que busca acabar con la pasividad del espectador.

Asimismo, compartió una pequeña probada de su próximo filme (­­­enfocado en la relación que une a la matanza desmedida de ballenas y la destrucción de la memoria colectiva de la Segunda Guerra Mundial ), que aún se encuentra en proceso de creación. Para deleite de los espectadores, se proyectó un fragmento de dicho filme y el mismo Travis se encargó de la narración. 

Finalmente respondió preguntas y entabló un diálogo con los asistentes a la clase magistral. Indicó que el proceso de cada una de sus películas es diferente, pues todas ellas exigen un trato diferente. "Mi método de trabajo es muy específico en cada película; procuro que el proceso cambie en cada ocasión", destacó Wilkerson.