La transformación de lo cotidiano: una conversación con Adrián Orr

Por Aline Nicolas

Esta tarde los asistentes a la sala José Revueltas tuvieron la oportunidad de realizar preguntas sobre Niñato (2017) al director Adrián Orr. La película se realizó durante un lapso de cinco años y está ambientada en Madrid durante las temporadas de otoño e invierno. La idea surgió tras el cortometraje Buenos días resistencia (2013), que se basa en la misma dinámica: grabar los momentos de intimidad de una familia.

Orr narró al público asistente que es amigo del protagonista David (Niñato). Una vez que Adrián se enteró que David sería padre quiso mostrar la dicotomía entre ser padre, y aprender a serlo, sin renunciar a su sueño de adolescente. Uno de los asistentes preguntó sobre la dificultad de grabar con niños, a lo que respondió: ‘’los conozco desde que nacieron y comencé a grabar con ellos desde Buenos días resistencia, sin embargo, no fue tan difícil porque no eran muy conscientes de lo que es hacer una película. Además, todos nos habituamos a la presencia del otro; traté de estar cerca de ellos y a la vez mantener mi distancia entre sus quehaceres diarios’’.

Un aspecto que resulta fundamental para comprender el trabajo de Adrián es que en Niñato se invierte el rol de género. ‘’El invertir los roles es una forma de pensar sobre la mujer y cuestionarnos al respecto’’. Incluso en la película vemos que la hermana de David es quien trabaja mientras que él se dedica a ser padre.

También señaló que quería que los niños siguieran siendo niños; es por ello que nunca les otorgó ningún guión. Sin embargo, señala que ‘’antes de iniciar con la grabación les di reglas, la más importante era no mirar a la cámara. Recuerdo una ocasión en la que Oro estaba discutiendo con Luna y del enojo tan grande que tenía volteó a ver fijamente a la cámara sin decir nada, y sin más continuó discutiendo con su hermana.’’ Lo anterior no fue un impedimento para que Adrián les diera algunas indicaciones (principalmente a los niños) de tal forma que salieran elementos que pudieran ayudar a la realización de la película. Sin embargo, añade, ‘’nunca los obligué a nada porque obligar condiciona mucho; y eso no servía para lo que yo tenía en mente’’.  

Niñato es el primer largometraje de Adrián Orr. Además de presentar su película en la sección de El Porvenir, Orr es jurado de Aciertos. Encuentro Internacional de Escuelas de Cine.